Msc. Christian Alberto Robleto Arana.
Árbitro en materia comercial y expresarial.

Presentación

El artículo expone un breve comentario personal sobre la prueba en el proceso arbitral con énfasis en la prueba testifical y pericial de acuerdo a la Ley de Mediación y Arbitraje que se complementa con el Reglamento de Arbitraje del Centro Antonio Leiva Pérez. Parte de la explicación de los principios aplicables al procedimiento arbitral con el objeto fundamentar los medios de pruebas presentados por las partes. En segundo lugar, describe las cuatro fases del procedimiento probatorio arbitral. Por último, aborda la prueba testifical y pericial destacándose las principales características de cada una.

Principios aplicables al procedimiento arbitral

Ley de Mediación y Arbitraje No. 540 (LMA) reconoce diversos medios de prueba, tales como la documental, testifical y pericial, pero el desarrollo procedimental del mismo queda muy limitado, por lo que a falta de tal señalamiento son admisibles las reglas establecidas en el sistema procesal nicaragüense, incluso los medios de pruebas excepcionales o novedoso que el Tribunal Arbitral considere pertinente.

Comprender los medios de prueba requiere que reconocer e identificar los principios aplicables al procedimiento probatorio:

  • La carga probatoria: Cada parte del proceso deberá presentar las pruebas en la que se demostrarán sus pretensiones. Este principio se encuentra regulado en los Artículos 1079 y 1080 del Código Procesal Civil y reconocidos en el Artículo 27.1 del Reglamento de Arbitraje del Centro de Mediación y Arbitraje “ Antonio Leiva Pérez” (RA)
  • Principio de autonomía de la voluntad: Las partes pueden haber pactado los medios de prueba a presentar, así como el procedimiento aplicable al mismo, según lo señalado en los Artículos 3,50 LMA y 18.1 RA.
  • Confidencialidad: Las pruebas presentadas por las partes deben manejarse según el derecho de privacidad reconocido en la ley (Artículo 3 LMA) y ratificado en el Código de Ética del Centro Antonio Leiva según lo dispuesto en el Artículos 2.3 (CE).
  • Flexibilidad: Tiene su fundamento en las reglas procesales determinadas por las partes, según la autonomía de la voluntad, el fallo queda sujeto a lo establecido en el cláusula arbitral o convenio de acuerdo a los Artículo 45 LMA y 18.1 del RA.
  • Oralidad: Según la Ley de Mediación y Arbitraje predomina la oralidad, por lo que las interrogaciones, aclaraciones y declaraciones deberán hacerse de manera oral, salvo pacto en contrario (Artículos 3, 45, 50, 52 párrafo 3 LMA; Artículos 18.2, 28 RA).
  • Inmediación: Los árbitros deben interrelacionarse con las partes en todas las etapas del proceso. (Artículo 50 LMA; Artículos 27, 28 RA).
  • La concentración: Este principio consiste en reunir las cuestiones debatidas para vincularlas y decidirlas en el mínimo de actuaciones, trata de potenciar que los incidentes no paralicen el curso del proceso (Artículo 45 LMA).
  • La contradicción: Los litigantes tienen derecho de intervenir respecto a las pruebas presentadas y contradecirlas (Artículos 44, 45, 50 LMA y Artículos 18.2, 27 RA).

Procedimiento probatorio arbitral

Existen cuatro fases definidas según en la Ley de Mediación y Arbitraje y en el Reglamento del Centro:

  1. Propuesta o proposición de la prueba: Se realiza de acuerdo a los principios de flexibilidad, el proceso debido y el derecho a la defensa. Se presentan en el momento oportuno, las partes podrán hacerlo en los primeros escritos iniciales o en el período de prueba convenido, según el plan de trabajo acordado, respetando el principio de contradicción (Artículo 45 LMA).
  2. Admisión de la prueba: El Tribunal Arbitral puede adoptar las siguientes posiciones:
    • Admitir o no la prueba presentada por las partes, es una facultad inderogable según el Artículo 45 LMA y Artículos 28.6, 18.1 RA.
    • Permitir a la parte contraria que presente sus alegatos sobre la admisibilidad o no de la prueba, previo pronunciamiento sobre la pertinencia, según el Artículo 50 LMA.
    • Reservarse la futura admisión de una prueba inicialmente denegada, según el Artículo 45 LMA, 18 RA.
    • Admitir de oficio la práctica de cualquier medio de prueba, según los Artículos 44, 45, 50 párrafo 2, LMA y Artículos 18.2, 27.3 RA. Esta conducta del árbitro se da siempre y cuando, no supla la actuación de los litigantes, en el supuesto de que las partes no hayan establecidos prohibiciones de previo, siendo necesario en este caso dar audiencia a los litigantes para que se pronuncien, con el objeto de posibilitar la efectividad de los principios de intervención y contradicción.
  3. Práctica de la prueba: De acuerdo a los principios de debido proceso, derecho a la defensa e inmediación el Tribunal Arbitral podrá practicar la prueba, aunque una de las partes no comparezca a la audiencia o no presente pruebas; los árbitros podrán continuar las actuaciones y dictar el laudo con fundamento en las pruebas de que se dispongan. En relación al lugar donde se practicará, depende de las partes o en caso contrario, será el lugar donde se desarrollará el arbitraje de acuerdo al Artículo 46 LMA y Artículos 19.2.3 RA. Los árbitros podrán previa consulta a las partes reunirse en cualquier lugar que estimen apropiados para oír testigos, a los peritos o examinar-reconocer objetos, documentos o personas.
  4. Valoración de las pruebas: Los árbitros tienen facultades para valorar libremente las pruebas practicadas, sin perjuicio de que éstas sean valoradas posteriormente por la autoridad judicial a través del recurso de nulidad, según lo establecido en los Artículos 57 LMA y Artículo 28.6 RA.

La prueba testifical y pericial en el arbitraje

  1. La prueba testifical: La prueba testifical está contenida en el Artículo 46 LMA señalando “…el Tribunal Arbitral podrá salvo acuerdo en contrario de las partes, reunirse en cualquier lugar que estime apropiado para celebrar deliberaciones entre sus miembros para oír a los testigos…”. Según la disposición transcrita, la prueba es abierta y flexible, respetando el principio de autonomía de la voluntad, agilidad que inspira la Ley. Por su parte, el Reglamento de Arbitraje regula la declaración de testigos de acuerdo a los siguientes términos:
    • A petición de cualquier parte y en cualquier etapa del proceso, el Tribunal Arbitral celebrará audiencias para la presentación de la prueba por testigo (Artículo 18. 2).
    • El Tribunal Arbitral podrá determinar el sitio del arbitraje dentro del país convenido por las partes. Podrá oír testigos y celebrar reuniones de consulta entre sus miembros en cualquier lugar que estime conveniente, habidas cuentas de las circunstancia del arbitraje (Artículo 19.2).
    • Si han de deponer testigos, cada parte comunicará al Tribunal Arbitral y a la otra parte, por lo menos quince días antes de la audiencia, el nombre, dirección de los testigos, indicando el tema sobre el que depondrán, y en su caso, el idioma en que lo harán (Artículo 28.2).
    • Las audiencias serán privadas, a menos que las partes acuerden lo contrario. El Tribunal Arbitral podrá exigir el retiro de cualquier testigo o testigos durante la declaración de otros testigos. El Tribunal Arbitral es libre de decidir la forma en que ha de interrogarse los testigos (Artículo 28.4).
    • Los testigos podrán presentar sus deposiciones por escrito y debidamente firmado (Artículo 28.5).Aquello que no está previsto en los cuerpos normativos citados, es aplicable lo contenido en el Código de Procedimiento Civil, por ejemplo lo referente a las prohibiciones/dispensas para testificar, así como la asistencia judicial para la practica de la prueba en los casos de que el citado a declarar no pueda acudir al lugar señalado (Artículos 1295 al 1319, 1334, 1337 y 1327).

      En la práctica arbitral el Tribunal Arbitral está facultado para establecer el número de testigos y de preguntas a realizarse en una audiencia, salvo pacto en contrario. Por otra parte, el Artículo 30.4 del RA reconoce la figura del testigo-perito, quien es la persona que interviene en el proceso emitiendo declaraciones sobre hechos que ha podido conocer en razón de sus conocimientos especializados. Por último, de acuerdo a la autonomía de la voluntad las partes pueden solicitar interrogatorios cruzados de varios testigos.

  2. La prueba pericial: Salvo pacto en contrario, el Tribunal Arbitral tiene facultades para:
    • Nombrar el perito: El tribunal podrá nombrar a uno o más peritos para que informen o ilustren sobre la materia concreta del proceso que se le pide, en el plazo fijado en el plan de trabajo y bajo las condiciones fijadas de previo (Artículos 52 LMA, Artículo 301.1 RA).
    • Información para el peritaje: Se le pedirá a las partes que suministren toda la información pertinente para que el perito realice su trabajo en el lugar convenido (Artículos 52 LMA, Artículo 30.2 RA).
    • Comunicación a las partes: Recibido el dictamen se comunicará a las partes una copia del mismo, quienes tienen la oportunidad de expresar por escrito su opinión sobre el dictamen y también pueden examinar cualquier otro documento invocado por el perito (Artículos 52 LMA, Artículo 30.3 RA)..
    • Audiencia: Luego que el perito presenta su informe oral o escrito, deberá a participar en una audiencia ante el tribunal arbitral con citación de las partes para que formulen preguntas sobre hechos controvertidos y que requieran de aclaración. El lugar de la audiencia será el que estimen apropiado para celebrar las deliberaciones, así como para examinar mercancías (Artículos 46, 52 LMA, Artículos 18.2, 30.4 RA).En la práctica arbitral se presentan problemas en relación a los peritos nombramos por las partes, ya sea por nivel de confianza y la experticia del mismo en la materia, por otro lado no existe un marco normativo o reglamentario propio que regule su actuar, por lo que depende del Tribunal Arbitral establecer las reglas a fin de evitar confusiones.

Conclusiones

  • La prueba en el proceso arbitral dependen en primer lugar del principio de autonomía de voluntad de las partes, quienes deben dejar claros desde el inicio del proceso los tipos de pruebas a presentar, el período y las reglas a seguir en cada uno, en caso contrario el Tribunal Arbitral tiene facultades para tomar decisiones procedimentales.
  • Los principios aplicables al procedimiento arbitral son importantes para determinar la validez y eficacia de la prueba a presentar por la partes, así como para ser valorada por el Tribunal Arbitral.
  • El Tribunal Arbitral deberá atender las fases definidas en la LMA y RA para una correcta aplicación de la misma, en caso contrario podrá ser impugnado por las partes.
  • La prueba testifical y pericial presentan mayor complejidad en relación a las reglas aplicables, siendo admisible utilizar como norma supletoria las disposiciones del Código de Procedimiento Civil.